Los programas de estimulación de la primera infancia implementados en el hogar o en la escuela pueden contribuir al desarrollo cognitivo y socioemocional de los niños y, en última instancia, les permite mejorar su vida futura.

La estimulación infantil puede ayudar a mejorar la capacidad de atención, la memoria, la curiosidad y el desarrollo del sistema nervioso de su bebé. Además, estimular los sentidos de su bebé le permitirá alcanzar los hitos del desarrollo más rápido, así como ayudar en el desarrollo de las habilidades motoras.

Efectos cognitivos

Los niños en el grupo de estimulación psicosocial mostraron, en promedio, una capacidad cognitiva aumentada inmediata y sostenida.

Efectos de la escuela

Los niños en un grupo de estimulación mejoran sus habilidades de lectura y tienen la mitad de las probabilidades de abandonar la escuela.

Efectos socioemocionales

La estimulación psicosocial puede resultar en menos depresión e inhibición social hasta 20 años después

Ayuda a tus hijos con estimulación temprana, si tienes más sudas no dudes en comunicarte con: Estancia Infantil y Preescolar Pollitos.