La nutrición adecuada durante la infancia y la primera infancia es esencial para garantizar el crecimiento, la salud y el desarrollo de los niños en todo su potencial. La mala nutrición aumenta el riesgo de enfermedad.

La nutrición inadecuada también puede conducir a la obesidad infantil, que es un problema de salud pública cada vez mayor en muchos países.

Los déficits nutricionales tempranos también están relacionados con un deterioro a largo plazo en el crecimiento y en la salud. La malnutrición durante los primeros 2 años de vida causa retraso del crecimiento, lo que hace que el adulto sea varios centímetros más bajitos que su altura potencial.

Existe evidencia de que los adultos que estaban desnutridos en la primera infancia tienen un rendimiento intelectual deficiente. También pueden tener una capacidad reducida para el trabajo físico. Si las mujeres estaban desnutridas cuando eran niñas, su capacidad reproductiva se ve afectada, sus bebés pueden tener menor peso al nacer y tener partos más complicados.

Los primeros 5 años de vida brindan una oportunidad crítica para asegurar el crecimiento y desarrollo apropiados de los niños a través de una alimentación óptima. Es por eso que como padres debemos de tomar las medidas pertinentes para que nuestros hijos cuenten con los alimentos necesarios para crecer sanos.

Controlar lo que nuestros hijos comen en la escuela es de vital importancia, por eso no estás de más contar con una escuela que cuente con un comedor, como lo es Estancia Infantil y Preescolar Pollitos.